NUESTRA HISTORIA

“La Junta de Covadonga, había tenido su origen en la ha-
cienda de Coapa, cuando ésta era propiedad del meritísimo español
don José Toriello Guerra, patriota como el primero, que rindiendo
siempre culto a la Madre Patria, todos los años organizaba en su
hacienda alegres fiestas el 8 de septiembre, día de la Virgen de
Covadonga, a las que invitaba a todas sus amistades; y tanto
fué creciendo la concurrencia y tal entusiasmo despertó, que con-
cibieron la idea de citar a una gran reunión de españoles y nombrar
la Junta de Covadonga, que se encargase de organizar una fiesta
anual en honor de la Virgen de Covadonga. y que una vez nom-
brada, con las cuotas voluntarias con que muchos españoles con-
tribuían, se alquilaba un tívoli y se organizaban variadísimas fies-
tas, siendo la entrada puramente por invitación; pero que llegó a tal
punto la importancia de nuestras romerías, que tanto españoles
como mexicanos y extranjeros, todos querían concurrir a ella y
se necesitaba un gran desembolso para atender a tantos gastos
como demandaba. Entonces se pensó que patrocinase la fiesta la
Sociedad de Beneficencia Española, y los sobrantes de ella, si
los hubiera, ingresasen en la Tesorería de dicha Sociedad, para
que con ellos se adquiriese un terreno a fin de construir un parque que se denominaría de Covadonga … “

Don Ricardo Sáinz informó así de la contitución de la Junta Española de Covadonga al Ministro de España (entre 1901-1903)

José Toriello Guerra

Don José Toriello Guerra fue un empresario e inversionista con gran sentido social. Nació en Nueva, Consejo de Llanes, Asturias en 1814. Viajo con su familia a México y para 1824 se afincaron como propietarios de una hacienda en el estado de Morelos, a los 40 años se casa con la señora Soledad Vallarino, dueña de la hacienda de San José de Coapa en #Tlalpan. En esta hacienda Don José y su familia organizaban el 8 de septiembre de cada año una gran fiesta en la que se festejaba a la virgen de Covadonga, a esta celebración asistían cientos de personas, llego a ser tan grande que se tuvo que crear una junta especial que se encargaba de organizar año con año la celebración a la que se denominó “Junta de Covadonga”

Además de sus ocupaciones como empresario, Don José Toriello Guerra como humanista y benefactor dedico buena parte de su tiempo y dinero en engrandecer la junta y su fondo, fue tesorero de la misma en 1859 y su presidente en 1881, además fue promotor y fundador de la Beneficencia Española, la Cámara Española de Comercio en México y del panteón español. Murió el 9 de julio de 1891.

Tras su muerte, en 1891, sus herederos decidieron fraccionar una parte del Rancho de Carrasco propiedad de Jóse Toriello Guerra, para fundar la colonia que llevaría el nombre de Don José, la nueva colonia Toriello Guerra fue fundada en 1893, dos años después de su muerte.

Posteriormente Las Fiestas de Covadonga, se celebraban con misas en el Templo de Santo Domingo; en especial la de 1922, presidida por monseñor Filippi, a la cual asistieron la esposa del Presidente de la República, María Tapia de Obregón, vestida a la española con peineta y mantilla, acompañada del canciller Pani y su esposa, además de personalidades de la industria textil y los Caballeros de Colón. Estas celebraciones se acompañaban de desfiles de carros alegóricos, que partían del Zócalo, atravesaban Paseo de la Reforma y terminaban en el hipódromo de la Condesa.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuentes: elaboración propia a partir de Carreño, Un siglo de Beneficencia; Gutiérrez, Casino Español de México; Kenny, «Emigración, inmigración», pp. 77-89; Laguarta, Historia de la Beneficencia; y Gil Lázaro, «El asociacionismo de la emigración española», pp. 95-127.